Tuesday, December 13, 2005

"La Conciencia de Muerte"


La “Conciencia de la Muerte”, La “Conciencia de la Fragilidad de nuestra Existencia”. Bien, supongo que esto es algo que nos pasa a todos de vez en cuando... Muchas veces sin darte cuenta, y otras por que lees, ves o recuerdas algo que te hace fijarte en ello; me refiero a esos momento en los que sabes que vas a morir... porque tarde o temprano todos seremos un saco de huesos y de eso nadie se salva...

A mi me sucede bastante a menudo, o mejor dicho lo medito muy a menudo. A raíz de eso pienso en que nuestra vida tiene un principio y un fin, y en los posibles desenlaces de ésta... Yo no creo en la vida eterna, de hecho dudo mucho de esa supuesta "vida después de la muerte", pero es duro tener que enfrentarse algún día a la "Nada" a la "No Vida", eso es lo que se hace más difícil, no la Muerte en sí sino el desconocimiento, el afrontarse a no existir (aunque cuando no existas poco importará, ya que no sabrás que has muerto ¿no?). Y es que realmente no tenemos "Conciencia de Eternidad", es decir, que lo más lejano que un ser puede recordar es el primer momento en el que esta "vivo" (hipotéticamente, nadie tiene tan buena memoria), entonces es como si "siempre hubieses estado aquí", ya que no puedes tener conciencia de algo anterior no experimentado... Ahora intenta imaginar la eternidad... Es como imaginar lo infinito, imposible ¿verdad? Nosotros sólo podemos abarcar el espacio de tiempo que vivimos y aún así continuamente intentamos imaginarnos la Muerte; parafraseando ciertos diálogos que aparecen en el primer corte del disco "Be" ("Animae Partus" - 'I am') de Pain of Salvation:
"Soy... soy... soy... No era, pero entonces empecé a ser, no puedo recordar el NO haber sido, pero debo haber viajado muy lejos [...] El SER es como quedarse dormido, realmente nunca sabes cuando ocurre - la transición, la magia - y piensas, si tan sólo pudieras volver al exacto momento en el que cruzas la línea [...]".

Muy a menudo lo pienso (la verdad, más veces de lo que sería normal); piensas en qué valor tiene el arriesgarlo todo por algo que irremediablemente perderás, pienso (más bien doy gracias) en que es una suerte no saber en qué momento exacto vas a morir, ya que si lo supieras tu vida sería una condena; me miro al espejo y me doy cuenta que toda esa carne algún día se pudrirá y todo se reducirá a polvo (¡¡¡¡con lo que tratamos de cuidar nuestro cuerpo y mantenerlo sanote!!!!), pienso en mis amigos, familia, en la gente en general y me imagino que algún día les tendré que decir "Adiós" o que ellos me lo dirán a mí... A veces hasta estoy en un Pub rodeado de gente (por poner un ejemplo, puede pasar mientras voy por la calle) y me da por mirar al rededor y pensar "toda está gente que me rodea está muerta, lo estará algún día y cada uno afrontará una muerte distinta: enfermedad, accidente, etc...". Otras veces ves a una gran persona, de grandes logros y te da por decir "¿de qué nos sirve llegar a un estatus? total, todos somos iguales ante la Muerte"...

La última vez que me sucedió fue ayer por la noche mientras veía la película "El Ansia" (la recomiendo, aunque a veces esa estética tan ochentena os hará sonreír…); aparecían en una escena cadáveres reduciéndose a polvo y pensé "eso es lo que todos vamos a ser". Sé que es tétrico, pero son unos pensamientos que me gusta compartir y que me gusta que la gente comparta conmigo... Al fin y al cabo es una temática inagotable ¡¡¡siempre da de qué hablar!!! Al menos no me preocupo demasiado, porque a la conclusión que he llegado es que en esta vida lo que importa es hacer cosas, vivirlas, sentirlas y disfrutarlas... total, todo lo que tenemos, TODO (material, sentimental, espiritual...), lo vamos a perder, así que la cosa es ser consciente de ello y saborear los momentos... Creo que era Lao Tze (no estoy seguro) el que dijo eso de que "Lo importante de un viaje no es el Destino sino el camino que recorres hasta llegar a él". Pues eso. Si me muriese mañana sería una gran putada (PUTADÍSIMA, diría yo), pero al menos (si pudiese haber una reflexión posterior a la vida) estaría satisfecho de lo que he hecho, vivido, y (muy importante) de lo que he sido estos 25 años, que eso es lo que realmente vale. Aún así sigue importándome y haciéndome pensar ese momento en el que me tenga que enfrentar a la "no existencia", momento que, sin duda, llegará.

PD: Exactamente lo que dijo Lao Tze fue: “Un buen viajero no tiene planes fijos, y su objetivo no consiste en llegar.” (ains… estos señores chinos…)

3 Comments:

Blogger Wini said...

Estoy de acuerdo en tu visión de la vida y la muerte pero no creo que simplemente seamos un cuerpo que se vaya a convertir en polvo; estoy casi convencida de que cada ser del universo tiene algo llamado por algunos "alma" posiblemente no sea más que un tipo de energía llámala 'X' y que es la que perdura, porque si sabemos que la vida la originó el Big Bang antes de él debería haber existido algo que lo produjera y aquí debería citar aquello de "la Energía no se crea ni se destruye"; es difícil imaginarse términos como 'infinito', 'eternidad', 'nada'...; pero si les hemos podido dar un nombre es porque existen de alguna manera.

Lo que pasará después de ese fín del ser humano "material" cuando se concibe es la Muerte y a ella hemos de llegar todos, así que como bien dices debemos intentar vivir la vida, pero a veces la propia vida te corta las alas entonces es cuando debes elegir un camino... yo todavía estoy buscándolo, aunque quizá mi vida sea ésta: buscar todos los caminos posibles para sentir que realmente he vivido mi vida.

Por cierto, me gusta mucho tu blog, me pasaré por él ;)

2:42 PM  
Blogger Alfred Welsh said...

Hoy no tengo ganas de ponerme a meditar, ya lo hago durante el resto del día, asi que solo quería decirte que ya linkeé tu blog en el mio jejeje
Gracias por darme ayer la dirección.
Un beso, Paula.

5:36 AM  
Blogger Genjuro said...

Algunos creen en la nada después de la muerte y otros en una vida eterna en el paraíso, pero existe una posibilidad perturbadora y es la vida eterna, la imposibilidad de morir pero manteniendose etermanemente al margen del paraíso, en un bucle infinito sin fin y sin sentido donde una vez agotadas todas las posibilidades de existencia volviéramos a iniciar el ciclo.

Personalmente prefiero la nada, una existencia cíclica sin fin sería como vivir en una cárcel sin escapatoria, en una pesadilla sin fin, en un universo sin sentido ni justicia en el que milagrosamente la realidad se impone a la nada, milagrosamente el orden se impone al caos, pero el universo, la totalidad de la existencia que todo lo abarca, carece de Dios, justicia o sentido algunos.

8:40 AM  

Post a Comment

<< Home